Dirección de desigualdades del género en una educación más alta del refugiado en África

Imagen del defecto, ninguna imagen suministrada por el usuario.

Escrito por Chrystina Russell, vicepresidente para el compromiso global en la universidad meridional de New Hampshire 

En 2015, la universidad de (SNHU) de la universidad meridional de New Hampshire para América partnered con Kepler para lanzar el primer campus universitario de África en un campamento de refugiados que ofrecía las licenciaturas completamente acreditado de los E.E.U.U. para acampar los residentes.

The SNHU & Kepler’s first campus was established in Kigali in 2013. As one might imagine, creating a university campus in a refugee camp was wrought with challenges: unreliable electricity and internet connectivity, lack of technological infrastructure, language gaps, skill gaps, security concerns, and general organizational challenges. Para llamar los desafíos en el campo que desanima sería una subestimación, y el primer esfuerzo de las admisiones hizo doloroso claro que la equidad de género era otro problema que hicimos frente.  

En África subsahariana, hay problemas significativos con la participación de mujeres. En Kigali, una acción positiva basó admisiones que el proceso produjo una fractura 50/50 hembra-varón. Esto es particularmente importante en un país donde apenas está femenino un tercero de los estudiantes aceptados a la educación terciaria pública, el solamente 22% de ellos alistar, y graduado del áspero 9%. Yet, 98% of women who enrolled in the first SNHU bachelor’s degree program are on track to graduate within four years. 

Sin embargo, en Kiziba, un proceso basado en las diferencias entre los sexos de las admisiones de la acción positiva probó que las puntuaciones del test imposibles- de los candidatos eran tan bajas que incluso incluyendo 7 mujeres en la primera clase de 27 era aventurado; los niveles ingleses eran tan bajos él no estaban claros si podrían hacerlo con el programa.

The problem in Kiziba is typical of gender disparities elsewhere on the continent; it is estimated that over 90 million women are illiterate[i]. In Rwanda, there are only 6 girls for every 10 boys in secondary school. Estas diferencias se exacerban más lejos como mujeres ruandesas jovenes se mueven desde secundario a la educación terciaria. Yet the enrollment and successful completion of higher levels of education for women is essential to the economic growth of a low-income country like Rwanda.

El programa rígido subrayó el hueco de género. Una reunión con los estudiantes potenciales dejó al personal que miraba fijamente un mar de las caras masculinas y de solamente 7 mujeres; llegó a ser demasiado claramente que la intervención dramática era necesaria.

In addition to other challenges the program operated with limited funds, stretched-thin staff, and the endless problems of creating a campus in a refugee camp. Worse still, the program faced a tight timeframe. The intervention needed to be culturally appropriate, quickly designed and implemented, low-tech, and highly effective in order to achieve results in the first year. En respuesta, dos programas de la preparación de la pre-inscripción fueron puestos en marcha.

The first program was established in the Kiziba refugee camp on SNHU & Kepler’s second campus. It was for women only and enrolled 26 students. The program operated 5 days a week in the camp. The second was in a second refugee camp in northern Rwanda, that also served Congolese refugees. This program enrolled 19 students, mostly men. Both programs were run by students in the SNHU & Kepler Kigali program.

Los programas, en general, fueron diseñados y funcionamiento por los estudiantes. Tenían reuniones iniciales para entender las admisiones para probar, para obtener y los materiales de estudio, y las lecciones del plan. Había también “enregistramientos regulares” con el personal de SNHU en el progreso del programa y de los estudiantes, y solucionar problemas colaborativo. Dieron los instructores del programa del estudiante latitud y la libertad para diseñar un programa que permitiría a sus estudiantes tener éxito en las admisiones prueba. Esto respondió a tres propósitos: 1) lo aseguró que el programa era cultural apropiado, dado las semejanzas culturales entre Rwandans y los refugiados congoleses del este que residían en Rwanda, 2) proveyó de estudiantes los modelos y les ayudó para apreciar la significación de ganar un grado, y 3) desarrolló la dirección y capacidades de pensamiento críticas entre los estudiantes de SNHU y de Kepler Kigali mientras que asumieron la responsabilidad primaria del programa de la preparación.

Los gracias al financiamiento de la fundación de IKEA, allí eran cerca de $5,000 asignados a los programas de la preparación. Un para llevar dominante de esta experiencia era que mientras que los problemas de la equidad de género son serios en África subsahariana, son superables con las intervenciones baratas, cuidadosamente previstas. De hecho, como la segunda cohorte de SNHU y de Kepler los estudiantes entraron en el campus del campamento de refugiados de Kiziba, había un mismo número de hombres y de mujeres a través de las dos cohortes, dadas que una mayoría de los estudiantes aceptó este año era femenina.

It is difficult to draw firm conclusions by comparing programs, but their differences do give some insights for future preparation programs. The fact that there were fewer students admitted from the weekend program in northern Rwanda suggests that meeting 5 days a week is actually necessary. Las tarifas de admisión de los dos programas pueden también indicar que diversos profesores rinden diversos índices de éxito. Pero quizás uno de los takeaways más grandes estaba ése, en este contexto y para este tipo de programa, un programa para las mujeres solamente era muy acertado. Conversations with women in the program and the women instructors revealed that they felt immense stress and sensed scrutiny from the community. Several women in the program were discouraged from going to class and told they didn’t have the intellect to make it into the program. They were also chided and told that they received special treatment that meant that their admission wouldn’t be earned on their own merit. The SNHU & Kepler Kigali instructors pleaded to change participation to a mixed-gender program after suffering daily harassment from men in the camp. Daily social pressure made it quite difficult for the women instructors and the female students in the program. So, while the programs have been successful, success wasn’t achieved without pain.

Al examinar los dos programas, está claro cómo el funcionamiento importante una clase de un sólo género de la preparación consistía en la autorización de mujeres para perseguir una educación de la universidad. En el programa mezclado del género, los solamente 21% de los estudiantes alistados eran femeninos. Al final, no se aceptó ningunos de ellos al programa.  El éxito del programa de las mujeres-solamente es evidente en la tabla abajo:

Las estadísticas de las admisiones para las mujeres-Solamente preparan el ratio del por ciento del programa              
Gender – Female                                                                                              100%        26 out of 26
Accepted to Kigali Campus                                                                     19.23%      5 out of 26
Aceptado al campus 61.53% de Kiziba 16 de 26
Tarifa 80.77% del “éxito” de la preparación de Kiziba 21 de 26

Hay varias cosas a considerar al planear los programas futuros. Éstos incluyen la mejora del plan de estudios, el abastecimiento de una comunidad de ayuda para los instructores, la continuación trabajar con los residentes en el campo para asegurar una mejor comprensión de la programación de un solo sexo, y asegurar la ayuda equilibrada para ambos residentes y refugiados del país de acogida. Claramente, hay las intervenciones baratas que pueden llevar a las mejoras significativas en el acceso y el éxito para las mujeres. Y, si estos programas pueden trabajar en el ambiente desafiador de un campamento de refugiados, pueden trabajar probablemente y tener un impacto incluso mayor a otra parte en el continente. 

banco mundial [i]. (2013). Informe 2014 del desarrollo del mundo: Riesgo y riesgo de oportunidad-manejo para el desarrollo. Washington, DC: Banco mundial. doi: 10.1596/978-0-8213-9903–3.

Reposted por dentro de un blog más alto de Ed: https://www.insidehighered.com/blogs/world-view/addressing-gender-inequa..

Discuta